VIERNES DE POESIA ( Ramón Emilio Charras ) Gentileza de Daniel Quintana

Comparitr este artículo

Autor:

Etiquetas:


PRIMEROS TIEMPOS DE DEÁN FUNES

-1-

¡Qué golpes de mucha fuerza

en troncos de árboles grandes!

Hombres que trabajan duro

desmontan el alto valle.

 

No es fácil hacer un pueblo

donde la tierra es salvaje

y no corre cerca un río.

Esto los hombres lo saben.

 

Pero el lugar es hermoso:

alto y seco, con buen aire.

(Hay mil metros acá –dicen-

sobre el nivel de los mares.

 

Duramente, largamente

rama y músculo se baten.

(Las uñas de los espinos

estiran hilos de sangre…)

 

Los hombres ganan, es claro.

Árboles y cactus caen

Y postes y cercos se alzan

en fruto de sus afanes.

 

¡Agua, agua, agua para

la gran sed de los gigantes!

(Vientos del norte, salados

se arremolinan llameantes

esparciendo las semillas

de adyacentes matorrales) …

 

De pajabrava y adobe

son los ranchos iniciales.

Y el agua se saca a brazo

de los pozos para balde.

 

Otras familias se agregan.

Más bocas de pozos abren,

alzan más paredes blancas

y alargan las cuatro calles.

(De alguna estancia cercana

se provee leche y carne).

 

Quedan entre el rancherío

Para sombra por ser grandes,

unos pocos algarrobos

y algunos aguaribayes.

Pan “de mujer” en los hornos

y cabras en los corrales.

Una paz de poca gente

crece en buenas voluntades.

 

-2-

Villa Deán Funes… (El tiempo

hace pueblos y ciudades).

Llega de lejanas tierras

gente que viene a quedarse.

 

Españoles, italianos,

germanos, eslavos, árabes…

Más argentinos nativos

(Trabajo y paz los atraen).

 

Se arruga en surcos la tierra

con buen trabajo constante

y hay un verde de pasturas

grato, en cercanos lugares.

 

Giratorias de metal

mueven agua desde el aire

y chilla, largo, en “las casas”

el grillo diurno del balde…

 

Las viviendas aledañas:

con higueras maternales,

un tunal, y enredaderas

en los setos circundantes.

 

-3-

Años más. Ya está la Iglesia.

(Por sus dos torres iguales

preces y cánticos suben.

Y la voz del bronce atrae

llamando a tempranas misas

y a las procesiones grandes).

 

Entre dos ferrocarriles

y caminos laterales

Deán Funes prospera. Ya

es pueblo. Y es importante.

 

Son –como dice la gente-

las casas de “materiales”.

Y abrió la flor de una plaza

en cuatro céntricas calles.

 

Viejos y con muchos hijos

¡qué familias las de antes!

a sombra de alero y parras

los últimos inmigrantes.

 

-4-

 

Humo de hogares y máquinas

se hace árboles en el aire

(Vivo panal rumoroso

Deán Funes ciudad se expande…)

 

Y la montaña claudica.

Que allá por Canteras Grandes

brazos morenos le arrancan

la entraña en cuartos menguantes…

 

No ha sido en vano el ahínco

de criollos y de inmigrantes.

Y bien el sitio eligieron:

alto y seco, con buen aire.

 

Distinguen a la ciudad

aire y riel, sillas y cales:

cuatro nudos de pañuelo

para etapas memorables.

 

(Los vientos del sur, a veces

con amago de desmanes,

irrumpen por los caminos

y por los caminos salen…)

 

- – – – – – – -

Villa Quilino en el norte,

Tulumba donde el sol sale.

Hacia el sur Jesús María.

Y en Cruz del Eje el sol cae.

(Está Deán Funes así,

con sus puntos cardinales).

      Ramón Emilio Charras

Ramón Emilio Charras, extraordinario poeta nacido en Quilino, vivió en nuestra ciudad y falleció hace algunos años en la capital provincial.

Fue socio honorario dela SociedadArgentinade Escritores (SADE), socio fundador dela SociedadArgentinade Letras, Artes y Ciencias (SALAC) y socio fundador y secretario del recordado Círculo Estímulo de Bellas Artes de Deán Funes.

Obras publicadas:

Sed de canto; Córdoba, 1949 (Poesía)

El Cordobazo-David; Córdoba, 1994 (Poesía)

Córdoba ocre; 1995 (Poesía).

Participó en numerosas antologías y su plaqueta “Proclama” es la obra maestra de un “viejo poeta socializante” como se definía este jubilado ferroviario amante de las letras.

Recibió el “Gran Premio de Honor” , Biblioteca Vélez Sarsfield, Córdoba 1951

Primer Premio del Concurso Nacional “Leopoldo Lugones”, Villa de María del Río Seco, 1988.

1 Comentario

Deja un comentario


Tarsis - Diseño Web